El 24 de marzo es el Día Mundial de la Tuberculosis (TB), y cada año en este día es una oportunidad más para reconocer los logros en su prevención y control, pero también para reconocer las brechas mundiales y nacionales que aún existen para poner fin a esta devastadora enfermedad en México y el mundo entero.

Es una oportunidad más para refrendar e incrementar nuestro compromiso social para continuar encontrando y tratando gratuitamente casos de enfermedad de TB activa y también probar y tratar la infección de TB latente para prevenir la progresión a la enfermedad y convertir la eliminación de TB en una realidad.

La población en general, con énfasis en los servicios de salud oficiales y las organizaciones de la sociedad civil, especialmente aquellas que atienden a poblaciones en riesgo, como las personas que viven con VIH/Sida, tienen un papel fundamental en la eliminación de la tuberculosis.

Para poner fin a la tuberculosis, debemos continuar trabajando juntos para combatir esta epidemia en múltiples frentes y detener el sufrimiento asociado con esta enfermedad, aquí en casa, y en todo el mundo.

 

Causas y Consecuencias

La tuberculosis o TB es causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis. Esta bacteria por lo general ataca los pulmones, pero también puede atacar otras partes del cuerpo, como los riñones, los ganglios, la columna vertebral y el cerebro. No todas las personas infectadas por la bacteria de la tuberculosis se enferman; por eso existen dos tipos: la infección de tuberculosis latente (ITBL), esta no produce síntomas y la enfermedad de tuberculosis (TB) que sí produce síntomas y si esta última no se trata adecuadamente, puede ser mortal.

 

La bacteria de la tuberculosis se transmite de una persona a otra por el aire, cuando una persona con TB en los pulmones tose, estornuda, habla o canta y las personas que se encuentren cerca pueden inhalar estas bacterias e infectarse. Por lo tanto, la TB en los pulmones es contagiosa.

Es bien sabido que la tuberculosis es una amenaza seria para la salud, especialmente para las personas que viven con VIH, estas personas tienen mucho más probabilidades que otras de enfermarse y morir a causa de la TB. 

A nivel mundial, la tuberculosis es una de las principales causas de muerte en las personas que tienen el VIH.

  • Entre las personas con infección de tuberculosis latente, la infección por el VIH es el factor de riesgo conocido más significativo para que la infección evolucione a enfermedad de tuberculosis (TB).
  • Una persona con VIH y TB tiene un cuadro clínico de sida ya que la TB es una enfermedad OPORTUNISTA, por lo que estas personas dejan de llamarse portadoras para catalogarse como personas con sida.

De cualquier manera, las personas con VIH más infección de tuberculosis latente o TB pueden ser tratadas eficazmente.

 

Cura y Tratamiento 

Es muy importante tomar el tratamiento completo ya que regularmente dura entre 6 y 9 meses, el cual consiste en tomar 4 tabletas diarias que contienen 4 principios básicos: Rifampicina, Isoniacida, Pirazinamida y Etambutol, por lo que el tratamiento es múltiple ya que la monoterapia para tuberculosis (tratamiento de un solo fármaco) no es recomendada en ningún lugar del mundo, porque puede generar Farmacorresistencia (resistencia de la bacteria a los medicamentos) la cual es muy difícil y costosa de atender y con secuelas importantes, por lo que siempre debe ser un tratamiento con apego estricto a la instrucción médica y nunca debe ser autoadministrado.

En el caso de las personas que tengan el VIH y todavía no estén en TARV esta debería iniciarse durante el tratamiento contra la TB, idealmente debería iniciarse dentro de las primeras 2 semanas del tratamiento contra la TB. Pero recuerda siempre consultar a un especialista o profesional de la salud. 

 

La tuberculosis NO se transmite por lo siguiente:

  • Saludar de mano a alguien con TB.
  • Compartir alimentos, bebidas o cubiertos (vasos, platos, cucharas) o cigarrillos.
  • Tocar o compartir la ropa, ropa de cama o los inodoros.
  • Besarse.

 

Historia, Diagnóstico y Tratamiento

Existen infinidad de documentos que aseguran precisar la historia de la Tuberculosis en el mundo, pero la verdad resulta mucho más sencilla si aceptamos que es una de las enfermedades más antiguas de la humanidad, incluso se acepta su existencia desde la etapa neolítica. 

Pero no fue sino hasta 1882 justo un 24 de marzo cuando el científico prusiano Robert Kock anunció al mundo el descubrimiento del agente causante de la Tuberculosis, lo que permitió la aceleración de la búsqueda de tratamientos para mitigar la ya entonces epidemia.

Lo cierto es que, a pesar de la antigüedad de la misma sigue siendo la enfermedad que más muerte y sufrimiento ha causado y sigue causando a la humanidad: con más de 10 millones de casos nuevos en los últimos años y poco más de 1.6 millones de muertes en 2019.

Por muchas décadas, el diagnóstico de la tuberculosis ha estado basado en el estudio de las flemas de los enfermos  llamada baciloscopía. Estos métodos ya se quedaron cortos con los últimos avances que hay ahora disponibles en el mundo, orientados al estudio del DNA del Mycobacterias en un estudio de PCR en tiempo real llamado XPERT, el cual aparte de la identificación del Mycobacterium Tuberculosis, agrega un estudio adicional de la farmacorresistencia, pero lo más sorprendente es que lo hace en tan solo 120 minutos (2 horas), lo controversial de este adelanto científico es que algunos países como México no han podido invertir en esta tecnología como lo amerita el tamaño de su epidemia.

Datos Básicos sobre la Tuberculosis: Cifras y Hechos

 

  • La tuberculosis (TB) es una de las diez causas principales de muerte en el mundo.
  • En 2018 se enfermaron 10 millones de personas, de las cuales 1.5 millones fallecieron a causa de la enfermedad (entre ellas 251,000 personas con VIH).
  • La TB es la causa principal de muerte de personas VIH-positivas.
  • Se calcula que en 2018 se enfermaron 1.1 millones de niños, de los cuales 251,000 fallecieron a causa la enfermedad (entre ellos niños con TB asociada a VIH).
  • La tuberculosis multirresistente sigue suponiendo una crisis de salud pública y una amenaza a la seguridad sanitaria. La OMS estima que hubo 484,000 nuevos casos con resistencia a la rifampicina (el fármaco de primera elección más eficaz).
  • La incidencia de la TB en el mundo se reduce un 2% al año, aproximadamente. Esa cifra debería aumentar al 4 o 5% para poder alcanzar las metas de la Estrategia Fin a la TB para este año.
  • Se estima que entre 2000 y 2018 se salvaron 58 millones de vidas gracias al diagnóstico y tratamiento oportuno.
  • Poner fin a la epidemia de tuberculosis para 2030 es una de las metas relacionadas con la salud de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

AHF es una de las organizaciones de salud global más grande a nivel mundial. Juntos en México luchamos no solo por la prevención, detección y tratamiento de VIH y sida para todas las personas sin importar su capacidad de pago; si no también brindamos medicina de vanguardia y defensoría. Visita alguno de nuestros Wellness Centers o Puntos de Prueba y conocemos. Cuídate.

 

¿DEBO HACERME LA PRUEBA?
×